Publicación académica ISSN: 2362-6186
 

Jorge F. Taquini
1934-2018

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

 

 

Taquini-carnet

Esc. Jorge Félix Taquini

(1934 – 2018)

 

El sábado 16 de junio, de manera repentina, falleció Jorge Félix Taquini, un referente del notariado porteño y de la historia de nuestro Colegio. Acababa de asumir un nuevo rol en su larga y comprometida trayectoria institucional: presidir uno de los órganos más importantes del Colegio de Escribanos, el Tribunal de Ética. La elección de Jorge Taquini para esa posición pone en evidencia, entre otras cosas, su trayectoria impecable, su idoneidad profesional y su aptitud moral para asumir una función clave para el notariado.

Egresó en 1957 con el título de escribano, otorgado por la Universidad de Buenos Aires. En 1958 asume como adscripto y, en 1980, como titular del registro notarial 459, en el que ejerció hasta julio de 2015.

Tuvo una activa participación en la vida institucional del Colegio de Escribanos en cargos directivos. Así, fue prosecretario entre 1985 y 1987; secretario en el período 1991 a 1993; y acompañó como vicepresidente al escribano José María Fernández Ferrari durante los difíciles años de la vida del país, entre 2001 y 2003.

Desde el año 1993, ocupó diferentes cargos –y en reiteradas ocasiones– en diferentes comisiones del Colegio de Escribanos, entre las que cabe mencionar la Comisión Asesora de Ética, la Comisión de Disciplina y Protección Jurisdiccional, la de Comunicaciones, la de Congresos Jornadas y Convenciones. Entre 2002 y 2004, fue miembro suplente del Tribunal de Ética, institución que presidió en carácter de miembro titular a partir de junio de 2018.

Más allá de los cargos y funciones, de la labor realizada para hacer del Colegio de Escribanos una institución cada vez más sólida, del trabajo profesional llevado a cabo con idoneidad por más de cincuenta años, su nombre será recordado por sus colegas y amigos, y también por quienes tuvieron la oportunidad de trabajar con él, por su inteligencia, humor y carisma, y su calidad humana.

 

Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires

 

 

Comparte este artículo