Publicación académica ISSN: 2362-6186
 

Editorial N° 929

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

desenfoque_700x300

Imagen: Ok, ShawnaCC BY 2.0

Estimados lectores:

Bajo el título “Una gran pérdida”, la Revista del Notariado se refería al fallecimiento de Roberto Luis de Hoz, “Tito”, para todos, ocurrido el 14 de septiembre de 2007, fecha de la que acaban de cumplirse diez años.

“Vehemente, involucrado, dedicado, criterioso”, así se lo recordaba en aquellas líneas. Ningún problema del Colegio le resultaba ajeno.

Tito fue quien, como hiciera con muchos otros colegas, me abrió las puertas a la vida institucional del Colegio, desde un instituto que presidió durante tanto tiempo como el de Derecho Registral, temática por la que supo transmitir su pasión, así como por el Departamento de Inspección de Protocolo, del que estuvo a cargo como prosecretario en los períodos 1995/1997 y 1999/2001.

También fue vocal suplente en el período 1968/1970, y vocal titular en los períodos 1970/1972, 1972/1974, 1991/1993 y 1993/1995.  Además, se desempeñó como miembro de las comisiones Ley 17050, de Temas Institucionales, de Defensa del Escribano, de ex Consejeros, de Nuevas Tecnologías Informáticas y de Digitalización del Archivo de Protocolos, y del Tribunal de Ética. Fue delegado en el XIII Congreso Internacional del Notariado Latino celebrado en Barcelona, España, entre el 26 de septiembre y el 4 de octubre de 1975. Y era, además, miembro de la Orden Medalla de Oro Notarial. Pero, más allá de los cargos, era una presencia permanente en la vida institucional.

Nació en la Capital Federal el 28 de enero de 1933 y obtuvo su título de escribano en la Universidad de Buenos Aires en 1957, habiendo estado inscripto en la matrícula profesional a cargo del Colegio de Escribanos al tomo IV, folio 93, matrícula 1593, desde el 7 de noviembre de 1957. Fue adscripto al Registro Notarial 149 desde el 13 de marzo de 1958 hasta el 19 de noviembre de 1962, cuando renunció por haber sido designado titular del Registro Notarial 458, que ocupó desde el 20 de diciembre de 1962 hasta el 14 de septiembre de 2007, fecha de su deceso.

Como es habitual, en la reunión de Consejo Directivo posterior a la noticia del fallecimiento de un colega, se lo recuerda haciendo mención a sus antecedentes profesionales y su trayectoria, y estas son algunas de las frases que se vertieron en aquella reunión:

“Podría decirse de Tito de Hoz que fue amigo de todo el mundo…”; “… detrás de la forma en que se dirigía a sus colegas, escondía una característica humana muy especial, que reflejaba un corazón y un espíritu siempre bien predispuesto y presto a dar una mano, acercar un consejo o aliviar un momento negativo en la vida de su interlocutor…”; “… el escribano de Hoz tenía una personalidad muy fuerte, a pesar de haber sido un hombre muy sensible…”; “… el fallecimiento del escribano de Hoz constituye una gran pérdida para el notariado…”; “ … la calidad humana del escribano de Hoz cuando analizaba un expediente, donde siempre trataba de hacer docencia para encarrilar a aquel escribano que se hubiese desviado en el cumplimiento de sus funciones (… ) las palabras del escribano de Hoz en el sentido de que antes de adoptar una decisión se deben evaluar muchas cosas, especialmente que se tiene enfrente a una persona”.

Contamos en este número, en el que pretendemos recordarlo al cumplirse diez años de su partida física, con trabajos de miembros del Departamento de Inspección de Protocolos y del Instituto de Derecho Registral, esos dos espacios del Colegio que Tito tanto quiso y a los que tanto tiempo les dedicó. También acercamos unas sentidas palabras de su hijo Marcelo, adornadas con alguna anécdota que nos muestran un Tito de Hoz en otro escenario, el familiar.

Elecciones en el Colegio

A fines de septiembre se celebraron en el Colegio las elecciones de autoridades para el período 2017/2019, y al momento de llegar este número a los lectores, las nuevas autoridades se encontrarán ya en funciones. Una vez más, como no puede ser de otra manera, el acto eleccionario se celebró en orden, con respeto por la línea institucional y con objetivos planteados por cada una de las listas que no hacen más que ratificar que el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, entidad con más de un siglo y medio de vida, está más allá de cada uno de sus miembros, y que, no obstante los cambios en su conducción, mantiene una línea de conducta.

Día del notariado. La unión hace la fuerza

Se celebra el 2 de octubre, como recordatorio de la gestación de la hoy Unión Internacional del Notariado en el año 1948, cuando, a iniciativa del notario de la Ciudad de Buenos Aires José Adrián Negri, sentó sus bases en esta ciudad al celebrarse el Primer Congreso Internacional del Notariado Latino. Fue allí que nació la idea de formar una unión de notariados con principios e ideales en común. Luego, en 1950 y con motivo de la celebración del Segundo Congreso Internacional del Notariado Latino, se fundó legalmente en Madrid, España, la Unión Internacional, donde se definió al notario latino como “el profesional de derecho encargado de una función pública, consistente en recibir, interpretar y dar forma legal a la voluntad de las partes, redactando los instrumentos adecuados a ese fin, confiriéndolo de autenticidad, conservar los originales de éstos y expedir copias que den fe de su contenido. En su función está comprendida la autenticación de hechos”.

Conforme el preámbulo de su estatuto, la Unión Internacional del Notariado representa la unidad espiritual y la institución del notariado de tipo latino, cuyos miembros son juristas, consejeros independientes e imparciales que, por investidura de la autoridad pública, confieren a los documentos que redactan la autenticidad, instrumento de garantía de la seguridad jurídica y de la libertad contractual. Es una organización no gubernamental constituida para promover, coordinar y desarrollar la actividad notarial en todo el mundo y para proteger la dignidad e independencia de los distintos notariados, con presencia, a su vez, en múltiples entidades internacionales, a las que sería sumamente dificultoso ingresar para cada uno de los notariados miembros individualmente, tales como:

• Organización de las Naciones Unidas (ONU)

• Organización Mundial del Comercio (OMC)

• Consejo de Europa (CDE)

• Unión Europea (UE)

• Organización de Estados Americanos (OEA)

• Mercado Común del Sur (Mercosur)

• Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)

• Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

• Comunidad Andina (CAN)

• Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado (Unidroit)

• Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado (HCCH)

• Unión Internacional de Abogados (UIA)

• Unión Internacional de Magistrados (UIM)

• International Law Association (ILA)

• International Bar Association (IBA)

La actuación coordinada hace que la fuerza del conjunto supere a la de la suma de las fuerzas de cada uno por separado. El hombre es un ser social que necesita de quienes lo rodean para progresar, al menos, en lo que constituyan objetivos comunes.

En este número

Además del in memoriam en el que recordamos más profundamente a Tito de Hoz, contamos también con siete artículos de doctrina y un dictamen jurídico-notarial.

Diego Maximiliano Martí

 

Tags:

Autores:

 

Comparte este artículo